Radio Alhoceima Alhucemas Amazigh Rif Maroc Morocco Maghreb Tamazgha

Tu Tienda Amiga - Tienda de decoración del hogar

Error
  • Falló borrando 8aa7db737fb557062490dd428532208b-cache-com_plugins-31f5657c977a543483097846ff8d47fd.php
  • Falló borrando 8aa7db737fb557062490dd428532208b-cache-com_templates-e2095153e7f6d0e2c422447f730de0a2.php

Noticias del Rif

Imprimir

El parque nacional de Alhucemas entre el turismo y la conservación

Escrito por Administrator on .

Alhucemas (Marruecos), 28 jul (EFE).- Abdelhamid, Hakim y Mohamed son tres profesores marroquíes que trabajan con un objetivo común: que los 15.000 residentes del Parque Nacional de Alhucemas se convenzan de que el desarrollo de ese área del norte de Marruecos debe ir unido a la preservación de su entorno natural.
Los tres forman el equipo directivo de Rodpal, una federación en la que los ecologistas trabajan con asociaciones dedicadas al desarrollo turístico, a la pesca tradicional o a la promoción de la mujer y que se creó en el 2000, cuatro años antes de declararse el parque, precisamente ante el miedo de la población de que el nuevo grado de protección conllevase problemas económicos.
 
"La gente pensaba que convertirse en un parque nacional equivalía a restricciones, cuando es un valor añadido para la zona", explica a Efe el actual coordinador general de Rodpal, Mohamed Bahaj, de 60 años, sentado a la sombra de una de las encinas aledañas al modesto edificio de 50 metros cuadrados donde comienzan las visitas de educación ambiental que ellos mismos guían en su tiempo libre.
 
En esos 485 kilómetros cuadrados de parque -180 de ellos debajo del Mediterráneo- reside la mayor población mundial de águila pescadora, además de una veintena de especies de rapaces, delfines, mamíferos como el lobo africano, o una reserva de coral rojo, una riqueza ecológica que, si se conserva, puede fomentar el desarrollo local.
 
"Hay que restaurar la confianza del hombre con su entorno y evitar la despoblación, y hay que hacerlo sabiendo que para que nuestra tierra nos dé, primero hemos de cuidarla", explica a Efe Abdelhamid Tawfik, un profesor de Ciencias Naturales de 49 años que está convencido de que el ecoturismo puede ser un revulsivo para la zona.
 
Hace menos de diez años que se creó la primera casa rural y ahora hay ya ocho establecimientos con un flujo de turistas relativamente estable. "El Gobierno ha incluido el parque entre las áreas prioritarias de turismo rural y ya no solo vienen extranjeros sino también gente de otras ciudades de Marruecos", comenta Abdelhamid.
 
Pero más importante que la introducción del turismo sostenible es preservar actividades tradicionales como la pesca, la agricultura o la apicultura e incentivar pequeñas transformaciones que combinen la rentabilidad económica con la conservación del entorno.
 
"Necesitamos disminuir la tasa de erosión de la tierra y estamos animando a los agricultores a que cambien la producción de cereales por el cultivo de frutales menos agresivos como los almendros, algarrobos u olivos", ejemplifica Hakim Mesaondi, vicecoordinador de la red y también profesor de Ciencias Naturales en Alhucemas.
 
El cambio es gradual, pero en una quincena de años se ha apoyado a apicultores jóvenes mediante subvenciones para la compra de los materiales necesarios y también a pescadores que, desafiando a las grandes navieras, siguen trabajando de modo tradicional, aunque cada vez les sea más difícil obtener pescado.
"A los pescadores les equipamos con material de salvamento y con GPS y hacemos también un trabajo de sensibilización", explica Hakim.
 
Unidas al desarrollo de cooperativas diversas -algunas de ellas de artesanía- las acciones impulsadas por la red en colaboración con la treintena de pueblos del parque nacional de Alhucemas han logrado frenar el principal castigo para la zona: la emigración.
 
"Aunque también tiene mucho que ver la crisis europea", puntualiza Hakim.
El águila pescadora es el símbolo de esta red en la que colaboran activamente unas 80 personas y que cuenta con el apoyo de entidades españolas como Movimiento Por La Paz (MPDL), una inyección económica que permitió a Abdelhamid, Hakim y Mohamed pagar los autobuses para que unos 3.000 escolares de la zona pudiesen visitar el parque.
 
"El cambio viene a través de la educación ambiental, y por eso es prioritario llegar a los niños", dice Abdelhamid, quien, al igual que sus dos compañeros, ha dedicado un día de sus vacaciones a dar a conocer el proyecto a 110 jóvenes expedicionarios de España Rumbo al Sur, de viaje por Marruecos hasta el 8 de agosto.
 
Mar Aldaz de la Quadra-Salcedo, una de las responsables del viaje en el que los jóvenes compaginan la aventura con visitas a distintos proyectos de cooperación internacional, considera que el trabajo de Rodpal es una muestra de que el empeño de unos hombres puede cambiar el destino de un ecosistema.
 
"Si no fuese por ellos, posiblemente esto estaría destruido", reflexiona.
Día a día, Abdelhamid, Hakim y Mohamed trabajan desde su rincón rifeño porque esta zona protegida sea un ejemplo de conservación de todas las especies, también del hombre, y lo hacen, explica Hakim, con el espíritu de un águila pescadora, una rapaz que viaja mucho pero siempre está anclada a su lugar de nacimiento.
Parque Nacional de Alhucemas - Marruecos
 
Parque Nacional de Alhucemas - Marruecos
 

Comentarios   

 
+1 #1 Enric Trevin 20-08-2014 20:44
Totalmente de acuerdo,y hago votos por que los tres profesores tengan pleno éxito en esa dura labor de convencimiento de que la conservación ecológica es un plus para los habitantes,y que el parque de Al Hoceima sobreviva y viva sano por siempre,en el convencimiento de que el humano y su entorno son unidad viviente,indisp ensables el uno al otro.Saludos desde México.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar